viernes, 27 de febrero de 2015

CERTIFICADO ENERGETICO




 







Se veía venir; finalmente las multas a los propietarios de inmuebles en venta o alquiler que no posean el certificado energético han hecho su aparición, según los datos publicados por la Comunidad de Madrid del ejercicio del año 2014. Si bien esta era una disposición más antigua que ya nos venía impuesta desde la Unión Europea, en España se empezó a  aplicar en las casas nuevas en el año 2007, demorándose su obligación en las usadas hasta el 1 de Junio de 2013. 

En total han sido 21 los expedientes sancionadores, una cifra muy baja si tenemos en cuenta el gran número de inmuebles en venta y alquiler que posee la Comunidad de Madrid. Pero pese a ello, el informe realizado ha destacado especialmente las bajas calificaciones que han obtenido los inmuebles madrileños en estos análisis:  el 82 % obtienen las notas más bajas en la escala, llegando al extremo de tener casi un 18% de los inmuebles una G, que es la nota que califica al hogar más ineficiente. De todas formas hay que aclarar que la calificación A, la más alta, ha sido obtenida por poquísimos inmuebles.

Dado que el importe de las sanciones es de entre  300 a 600 euros para las leves,  de entre 601  a 1000 euros para las graves (no poseer el certificado, por ejemplo) llegando hasta la horquilla de  los  1001 y 6000 euros por las muy graves (falsear datos en el mismo por ejemplo),  es muy importante tener esta certificación obligatoria en regla si pensamos vender o alquilar nuestra casa. Además, de que pese a que la gran mayoría de inmuebles obtiene una nota entre la D y la G y aunque la obtención de una nota baja no obliga, de momento, a emprender reformas en el hogar, es buena idea hacerlas antes de vender o alquilar nuestra casa tanto en vistas de obtener una mejor calificación que anime a los compradores o inqulinos, así como a no tener que volver a hacer un nuevo certificado energético, pagando de nuevo por la realización de ese documento ( que puede superar los 100 euros para una evaluación con garantías). Este certificado será una garantia de eficiencia energética y será un valor añadido al inmueble que puede repercutir en la elección final del cliente.

Esta calificación , que se basa en  el consumo energético de una vivienda puede variar en función de varios parámetros, desde el aislamiento que tenga nuestra vivenda hasta los electrodomésticos que se usen, haciendola más o menos eficiente. Centrándonos en puertas y ventanas, la calificación energética se fija especialemnte en 3 parámetros:  la transmisión térmica a través de los materiales que forman la ventana, la permeabilidad al aire de la ventana y el factor de radiación solar que llega al acristalamiento. Todo ello varía enormemente tanto de una ventana a otra como del tipo de perfil o de acristalamiento que pongamos en ella, por lo que es importante que si acomentemos una reforma para mejorar la calificación energética tengamos en cuenta estos factores para maximizar los resultados. Así el uso de perfiles con RPT, cristales bajo emisivos o persianas más aislantes mejorará notablemente su calificación (en otros apartados del blog encontrará consejos y sugerencias si desea mejorar la calificación energética de su vivienda).

Cualquier duda que tenga o para presupuestos o venta de accesorios de carpinteria de aluminio hagalo a través del formulario de contacto que se encuentra al inicio del blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario