miércoles, 22 de abril de 2015

VENTILACION
















El tema de la ventilación en cuarto de baño es siempre algo engorroso, puesto que si no se soluciona convenientemente puede hacer que una parte de nuestra casa, que visitamos a menudo a lo largo del día, se convierta en un refugio para olores malolientes o lo que es peor, en un foco de humedad al condensarse el vapor que podría ensuciar o incluso dañar tanto las paredes como los muebles de esta estancia (al tomar una ducha caliente, por ejemplo). 

Una opción adecuada seria la de la instalación de un extractor, ideal para cuartos de baño reducidos o que no tienen ninguna salida al exterior. También tenemos la opción de mejorar la ventilación mediante una rejilla. Ahora, para que el paso de aire no sea excesivo pero sea constante, está la novedad de las rejillas de microventilación, que permiten una renovación constante del aire sin que por ello haya pérdida de temperatura. A veces, las opciónes como dejar la puerta de la estancia abierta o el instalar un mecanismo extractor al exterior ( ya sea una rejilla o un aparato eléctrico) no son siempre posibles debido en muchas ocasiones a  la distribución y la configuración de las habitaciones de la casa. Así, una combinación de rejilla, extractor o fijo con microventilación con una ventana adecuada es la mejor opción. Por ello nos centraremos en las que requieren que el cuarto de baño disponga de una ventana.

A la hora de decantarnos por uno u otro tipo de ventana debemos colocar un tipo de ventana adecuado, puesto que en los momentos en los que llueva o haga frío debemos garantizar la estanqueidad de la estancia para posteriormente poder abrirla cuando la ocasión lo requiera. Además hemos de tener en cuenta las dimensiones de la estancia y los obstáculos que pueda tener nuestro cuarto de baño, lo cual nos condicionará  la hora de elegir el modelo. Otro asunto importante es si el agua llegará a tocar directamente a la ventana, como puede darse en el caso de que esté situada dentro de la zona de ducha por ejemplo. En ese caso se recomienda el uso de un anodizado o un lacado especial (lacado marina) para la humedad, más grueso, que es más resistente a la acción del agua sobre ella que el lacado estándar.

En la España de los años 60 y 70 gozó de gran popularidad en España el sistema tipo Gravent, que consistía en una serie de cristales alargados dispuestos horizontalmente unos sobre otros y sujetados sobre unos perfiles de aluminio que les permitían bascular y ponerse en posición de abierto/cerrado con el uso de una palanca. Actualmente este sistema se ha modernizado, incluyendo nuevos tipos y modelos, si bien su popularidad para su uso en los cuartos de baño particulares ya no es tan alta como en épocas anteriores.

Si el cuarto de baño es pequeño o hay obstáculos cerca de la ventana que impidiesen abrir la puerta de una ventana practicable, la opción sería instalar una corredera o bien una ventana basculante, lo que nos permitiría ahorrar espacio, además de que generalmente sería una opción más económica. 

Si en cambio, nuestro cuarto de baño es más amplio es preferible instalar una ventana oscilobatiente, con la que tendremos las ventajas de una ventana practicable unidas a las de una basculante, lo que nos permitiría un control mucho más eficiente de la ventilación en la estancia unido a una cierre más efectivo en el caso de que se diesen condiciones climatológicas adversas. Además, las oscilobatientes de algunos modelos actuales suelen incluir una posición de microventilación, lo que aumenta nuestra capacidad de elección. Esta es la opción que actualmente goza de más popularidad, pues unido a la belleza de este tipo de ventana su precio no es en absoluto mucho más elevado que el de sus alternativas.

Si desea resolver sus dudas, presupuestos de carpinteria de aluminio o recambios y accesorios para sus ventanas póngase en contacto con nosotros a través del formulario de contacto que encontrará al inicio del blog. ¡Y ahora también contacto por Whatsapp!

1 comentario:

  1. La ventana ideal para el baño tiene que permitir que entre la luz, secarse rápidamente debido a la humedad y permitir que la ventana se abra y se cierre sin problema para poder airearlo. Pero si tiramos por lo estético en vez de por lo funcional podríamos escoger una ventana más pequeña que aunque no deje entrar tanta luz y no ventile igual, esteticamente puede quedar algo mejor.

    ResponderEliminar